Marketing sanitario · 1 de febrero de 2022

¿Se pueden realizar campañas publicitarias de medicamentos?

La industria farmacéutica ha experimentado un enorme crecimiento durante estos dos últimos años como consecuencia de la pandemia de la que, poco a poco, vamos saliendo. De hecho, es uno de los sectores que mayor peso tiene en la economía española actualmente, llegando a generar en 2020 unos ingresos superiores a los 22.000 millones de euros, según Statista.

No obstante, en la última década previa a la pandemia las farmacéuticas españolas han tenido que desembolsar casi un millón de euros debido a incumplimientos del código ético en su publicidad médica, y si hablamos de prácticas internacionales, las grandes multinacionales farmacéuticas tan conocidas hoy en día por todos, han sido sancionadas con cientos de millones de euros. En España y la Unión Europea, la publicidad farmacéutica está muy controlada, por lo que antes de diseñar cualquier anuncio de medicamentos, debes conocer al dedillo la normativa que se aplica.

¿Qué tipo de medicamentos se pueden publicitar?

Farmaindustria es el organismo encargado de supervisar la publicidad de medicamentos destinada a los profesionales sanitarios y las asociaciones de pacientes. Actúa como un sistema de autorregulación que cuenta con su propio Código de Buenas Prácticas.

No obstante, debes tener claro que según el artículo 80 de la Ley de Garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, la publicidad dirigida al público general solo está permitida para los medicamentos que:

  • No se financien con fondos públicos
  • No estén sujetos a prescripción médica
  • No contengan sustancias psicotrópicas

Para realizar estas campañas de marketing sanitario no es necesario pedir una autorización administrativa, pero las administraciones sanitarias comprobarán que los anuncios de medicamentos cumplan con la normativa vigente.

¿Qué normas deben seguir los anuncios de medicamentos?

Esa misma ley enumera los aspectos a tener en cuenta a la hora de diseñar los anuncios de medicamentos, ya se trate de campañas de marketing sanitario en Internet, prensa, radio y/o televisión:

  • Se debe dejar claro que se trata de una publicidad de medicamentos.
  • Especificar la denominación del medicamento y su denominación común, cuando contenga solo un principio activo.
  • Incluir la información indispensable para consumir correctamente el medicamento y evitar su abuso.
  • Insertar una invitación clara y visible a leer el prospecto y consultar al farmacéutico.

 

El marketing en el sector de la salud también debe respetar algunas prohibiciones en los anuncios de medicamentos, recogidas en el Real Decreto 1416/1994, de 25 de junio, por el que se regula la Publicidad de los Medicamentos de Uso Humano:

  • No incluir expresiones que el público pueda interpretar como una garantía de curación o que sugieran que el medicamento no provoca efectos secundarios.
  • No recurrir a profesionales famosos o personalidades mediáticas para ensalzar las virtudes del medicamento.
  • No utilizar como argumento publicitario la autorización sanitaria o cualquier otro tipo de certificación, análisis o registro que realicen los organismos sanitarios competentes.
  • No sugerir que la seguridad o la eficacia del medicamento se debe a que contiene sustancias naturales.
  • No utilizar de manera engañosa o abusiva testimonios de curación.
  • No describir de manera detallada los síntomas, para evitar que las personas pueden llegar a autodiagnosticarse incorrectamente y se pongan en riesgo.
  • No recurrir a imágenes visuales alarmantes relacionadas con enfermedades o la acción de un medicamento.
  • No realizar comparaciones indicando que el medicamento publicitado es mejor que otro.

Los errores más comunes en la publicidad de medicamentos que dan pie a demandas

Un conflicto común en la publicidad farmacéutica se genera por la comparación entre fármacos de diferentes laboratorios, resaltando un precio más bajo, principios activos más eficaces, supuestos beneficios y/o menos efectos adversos.

Otro error habitual consiste en presentar el medicamento de forma encubierta, como un publirreportaje, sin informar al consumidor que se trata de una publicidad médica. También es frecuente y motivo de bastante controversia cuando un influencer “recomienda” un medicamento que le ha funcionado muy bien.

Así mismo es habitual que se cursen demandas por una promoción inadecuada, generalmente porque el anuncio del medicamento refleja características que no son objetivas o no se corresponden con la ficha técnica del mismo.

Para llevar a cabo una correcta implementación de tu campaña publicitaria de medicamentos, lo mejor es contar con la asesoría de una agencia especializada en planificación de medios como ZIZER. Si quieres llevar a cabo tu estrategia de medios en el sector sanitario adaptado a tus necesidades y con garantía de consecución de tus objetivos específicos, no dudes en contactar con nosotros a través de hola@zizer.es.

 

Deja tu comentario aquí:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablamos de:

No te pierdas las últimas novedades del sector del marketing, la publicidad y la comunicación

D: Conde Peñalver 38, 6A 28006, Madrid

T: 910 26 02 95

M: hola@zizer.es

Google Partner